Kung Fu, Tai Chi Shaolin Chuan Uruguay - Laoshi.: Pablo Pérez: TaiChí y Kung Fu un mismo sendero

CLASES TAI CHI - CHI KUNG

Photobucket

DERECHO DE AUTOR PROTEGIDO

Safe Creative #1205121626156

DERECHOS DE AUTOR

ESTA PÁGINA ESTÁ PROTEGIDA POR DERECHOS DE AUTOR. TODO LO PUBLICADO EN ESTE ESPACIO ESTÁ FIRMADO POR LOS AUTORES QUE ESCRIBEN Y EDITAN. SOL VILLAFÁN Y LAOSHI PABLO PÉREZ.
CUALQUIER SIMILITUD DE PALABRAS,BIENVENIDAS,INFORMES,IMÁGENES DE TOTAL REPRODUCCIÓN, PUBLICADAS EN OTRA PAGINA ES PLAGIO, LO CUAL SERA SANCIONADO ESE ESPACIO QUE COPIO LO QUE NOSOTROS ABOGAMOS EN VOLCAR EN ESTA PÁGINA DE LO QUE PROCEDE DE NUESTRO CORAZÓN Y NUESTRAS VIVENCIAS EN EL MUNDO DE LAS ARTES MARCIALES.

SOL VILLAFÁN

TaiChí y Kung Fu un mismo sendero


Que es Practica Taichí?

Es algo más que ejecutar movimientos lentos y armónicos Taichí es tener el poder de manejar la energía y llevarla a cada lugar donde la necesitemos. Es el invisible brío que podemos percibir y palpar con las yemas de nuestros dedos, con nuestras manos, con todo nuestro cuerpo y espíritu. Es una paz interna, un encuentro con nuestro yo, una charla con el alma. Si tu alma cae, taichí te levanta y como una gran burbuja invisible, protege, cura, limpia.

Kung fu lucha con el alma guerrera del espíritu, porque desde allí siento que emana esa fuerza, liberando el ser oprimido con el ímpetu del cuerpo. Kung Fu no es una faja colgada, como dijo Laoshi Pablo Pérez," No quiero fajas colgadas en la cintura, quiero buenas personas"

Utilizar un corazón sincero para encontrarse con uno mismo y regar en sus vidas ese aprendizaje. Taichí y kung fu hay que llevarlo dentro del ser.

Hay un dicho de Jesús en la biblia que está muy claro y dice: "No es lo que entra por su boca lo que contamina al hombre, sino lo que sale de su boca, porque lo que de la boca sale, del corazón procede" En Taichí y kung fu la practica debe ser todos los días, constante y precisa en el diario vivir, de qué sirve la practica si al salir del templo no se hace honor a esta frase mencionada?

Practicar Taichí y kung fu es caminar con respeto hacia el prójimo y ahí estaremos haciendo nuestro propio taichí y nuestro propio kung fu. Ser un corazón sabio caminando humildemente como los grandes maestros sin ostentar en el ego.

Primero el espíritu y luego el cuerpo, donde hay que aplicar estos regalos, con disciplina.

Hay almas sigilosas que dan pasos colmados de respeto y sabiduría, saben cuándo deben callar y siguen las estrellas con los deseos de su alma, porque llevan plasmado en su espíritu esa fuerza de corazón de buda, la raíz del buen árbol.

Sol Villafan

(Agradesco a Laoshi Pablo Perez por este espacio)